La crisis en Cataluña mantiene paralizada la actividad legislativa en el Congreso