El jefe de los Mossos, en el punto de mira por querer "controlar" las denuncias de sedición