La presión cae sobre Puigdemont, con el futuro de Cataluña y España en sus manos