Catalá ve "ofensivo" el lazo amarillo por los presos independentistas y el PDeCAT le tacha de autoritario