Catalá no dimite y la indignación judicial continúa