La infanta Cristina llega sonriente a los juzgados de Palma de Mallorca