Urdangarin niega que el Rey se metiera en sus negocios