Urdangarin descarga la responsabilidad sobre su excontable y García Revenga