El abogado de Torres asegura que todo se hacía con la autorización de la Casa Real