El abogado de la infanta apela a la "doctrina consolidada del Tribunal Supremo"