Las actas de Nóos revelan que la Infanta no participó en las reuniones de la Junta Directiva