Seis meses de juicio, una infanta en el banquillo y 300 testigos