Torres da a entender al juez que la Casa del Rey estaba al tanto de los negocios de Nóos