La Casa del Rey podrá aprobar las normas de contratación y un Código de Conducta