La Casa del Rey manifiesta su "absoluto respeto" por las decisiones judiciales