La CUP renueva la confianza en Puigdemont pero no garantiza las cuentas