Desde la cárcel y por primera vez tras su detención, Puigdemont hace llegar su voz