Puigdemont llega a Copenhague a riesgo de que el Supremo active su euroorden de detención