Tres de los hombres de confianza de Camps admiten su culpabilidad y el PP evita hacer declaraciones