Echan a los guardias civiles de un hotel en Calella por la presión de los independentistas concentrados a sus puertas