La CUP critica la "violencia" del Gobierno de Puigdemont para justificar los ataques de Arran contra el turismo