Dos diputados de la CUP dejarán su acta como gesto de autocrítica tras la investidura