Un 48,2% de catalanes rechaza la independencia y un 46,6 la avala