Los CDR llenan de caca y basura las entradas de los juzgados catalanes