Bruselas alerta ahora de los riesgos de la deuda pública española en el medio plazo