Isabel Bonig se hace la china en un pleno en Las Cortes de Valencia