Barcelona, blindada ante la cumbre Euromediterránea