La alcaldesa de Barcelona paraliza las licencias turísticas