Los problemas financieros están en la deuda de los bancos europeos