Una avería en el Falcon de Rajoy le obliga a regresar a Dublín