La Audiencia Nacional absuelve a los acusados de asediar el Parlamento catalán