El policía muerto en Kabul, estaba casado y con cuatro hijos