Mas dice que aunque el Rey puede ser árbitro no hay que confiar "ciegamente"