Por primera vez, un presidente de la Generalitat, en el banquillo