Artur Mas, en el banquillo