La falta de apoyo parlamentario a Mas abocaría a unas elecciones el 6 de marzo