Mas niega las comisiones pero no convence