Mas niega las comisiones ilegales de su partido pero no convence a la oposición