La CUP recibe a Romeva con gritos de 'president'