Mas ofrece a la CUP una cuestión de confianza a cambio de su investidura