Mas reconoce que formaba más "parte del problema que de la solución"