Mas asegura que su partido es incómodo porque "sin él no habrá Estado catalán"