Otegi, recibido en el Europarlamento al grito de “asesino”