La polémica visita de Otegi a Barcelona