Arias Cañete, un hombre de partido