Apagado el fuego en Galicia se teme que las lluvias arrastren ceniza al mar