Troitiño declara por videoconferencia pese a que Reino Unido rechaza su entrega