Ángel María Villar, de la presidencia del fútbol nacional a los calabozos