Mato y su exmarido mantenían un régimen de ganaciales durante los regalos de la Gürtel