Ana Mato: “Me voy con la conciencia tranquila”